perdí las llaves de mi casa,

en el lugar donde las colgamos no estaban

ni arriba de la mesa, de la mesita, de la mesada,

de la repisa de la cocina, del baño, del cuarto

adentro del inodoro, no estaban.

en ningún bolso, ni dentro de las bolsas de las verduras.

busqué adentro de la heladera, del microondas

en el cordón de la vereda

entre las hojas secas,

entre la basura de la bolsa negra

y de la bolsa de los secos.

revolví las piedras de la gata,

barrí, me fije arriba de la cama,

entre las ropas, pero no estaban.

los pintores de los vecinos

que estuvieron todo el día en el patio,

también perdieron las llaves,

pero las de la camioneta,

buscaron arriba de los techos,

en la medianera,

en la pila de ramas de la enredadera

en los bolsillos,

en los tachos de pintura y los plásticos

que no usaron para tapar el suelo,

resignados llamaron a un cerrajero.

se hicieron las cinco de la tarde,

susana llamó a la puerta,

qué te pasa, me dijo

perdí las llaves, dije

ella sonrió con todos los dientes:

deben estar donde no las ves,

entré a sacar la pava del fuego, quise agarrar el repasador

pero no estaba,

encontré las llaves.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s